Cuidado Postparto

Cuidado Postparto

En este artículo vamos a conocer como debe ser el cuidado postparto para facilitar la recuperación de todos los cambios que la mujer experimenta durante el embarazo.

Unidad Cuidado Postparto:

Ser madre es un intenso y maravilloso proceso de transformación vital. El posparto supone la regresión de todos los cambios que el cuerpo ha experimentado durante el embarazo para dar vida y puede dejar huella.

En Idermic, además de profesionales, somos mujeres y madres y por eso hemos creado una “Unidad de cuidado posparto”con el objetivo de facilitar tu recuperación.

Somos un equipo multidisciplinar formado por una comadrona, una ginecóloga, un grupo de dermatólogos especializados en dermatología clínica, estética y tricología (cabello) un cirujano plástico y enfermeras especialistas en tratamientos corporales.

Algunas de las necesidades que podemos atender:

-Tratamiento de cicatriz de cesárea y episiotomía

– Cuidado del aspecto y salud de la piel: estrías, manchas,etc. Elaboración de rutinas cosméticas personalizadas.

– Recueración de la firmeza corporal y tratamiento de los depósitos grasos.

-Prevención y tratamiento de las molestias en las relaciones sexuales e incontinencia urinaria.

– Tratamiento de la caída del cabello.

– Cirugía plástica mummy makeover.

Estamos aquí para acompañarte en cada paso de tu viaje como madre y como mujer.

#madre #mujer #bebés #maternidad #cicatriz #cesarea #madres #maternidadreal #maternidadecomamor #mujeres #postparto #recuperadautoestima #dermatologia

Aspectos importantes del cuidado postparto

El cuidado postparto, también conocido como el puerperio, se refiere al periodo que sigue inmediatamente después del parto y se extiende hasta seis semanas después de que el bebé haya nacido. Durante este tiempo, el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios físicos y emocionales mientras se recupera del embarazo y del parto y se adapta a la maternidad.

Entre los aspectos más importantes del cuidado postparto destacamos los siguientes:

  • Recuperación física: Esto implica cuidar el área perineal (especialmente si ha habido desgarros o episiotomía), manejar el sangrado vaginal (loquios), y observar y tratar cualquier complicación postparto, como infecciones o trombosis.
  • Lactancia materna: Para aquellas madres que eligen amamantar, esto incluye el establecimiento y mantenimiento de la lactancia, el manejo de posibles problemas como la mastitis o pezones doloridos, y garantizar que el bebé esté alimentándose bien.
  • Salud mental: Algunas mujeres experimentan lo que se conoce como «baby blues» o una tristeza transitoria después del parto. Sin embargo, un porcentaje de mujeres pueden desarrollar depresión postparto, que es más grave y duradera. Es esencial reconocer y tratar estos síntomas.
  • Anticoncepción: Las discusiones sobre el control de la natalidad y cuándo reanudar o comenzar un método anticonceptivo son de especial relevancia durante este periodo.
  • Ejercicio y dieta: Retomar gradualmente la actividad física y llevar una dieta equilibrada para ayudar en la recuperación y en la posible pérdida de peso después del embarazo.
  • Apoyo emocional y social: Esto involucra a la pareja, familiares, amigos y grupos de apoyo. Ayuda a la madre a adaptarse a su nuevo rol y manejar el estrés que viene con el cuidado de un recién nacido.
  • Cuidado del bebé: Aunque el enfoque principal del cuidado postparto está en la madre, también es esencial asegurarse de que el bebé esté bien, realizando revisiones pediátricas, vacunación y asegurándose de que se cumplan todas sus necesidades.
  • Revisión postparto: Por lo general, se recomienda que las madres tengan una revisión con su médico especialista u obstetra alrededor de 6 semanas después del parto para asegurarse de que todo esté bien y abordar cualquier preocupación.

Duración de la etapa del cuidado postparto

Aunque comúnmente se dice que el postparto dura unas 6 semanas (por eso se le conoce coloquialmente como la «cuarentena«), en realidad, es un período que puede ser más largo y variado, y puede dividirse en tres fases:

  • Postparto inmediato: Las primeras 24 horas después del parto. En este período, los cambios son más pronunciados. El útero comienza a contraerse, lo que ayuda a reducir el sangrado y a retornar a su tamaño normal. Estas contracciones, llamadas entuertos, son dolorosas, especialmente en mujeres que ya han tenido hijos antes.
  • Postparto mediato: Desde el segundo día hasta la sexta semana después del parto. Durante estas semanas, el cuerpo continúa recuperándose y adaptándose. El sangrado vaginal, conocido como loquios, cambia gradualmente de color rojo brillante a marrón y luego a blanco o amarillo claro. Es importante mencionar que la lactancia materna influye en la rapidez con que el útero vuelve a su tamaño anterior al embarazo. Además, las hormonas y las emociones aún están en fluctuación, lo que lleva a episodios de tristeza o el llamado «baby blues«.
  • Postparto tardío: Desde la sexta semana hasta los seis meses después del parto (aunque algunos expertos extienden este período hasta un año después del nacimiento). Durante esta etapa, el cuerpo ha hecho la mayoría de las recuperaciones inmediatas, pero todavía podría haber cambios hormonales y emocionales. Algunas mujeres experimentan síntomas de depresión postparto, que es más severa y duradera que el «baby blues«.

En términos generales, aunque muchas mujeres pueden sentirse físicamente recuperadas alrededor de las 6-8 semanas después del parto, la adaptación emocional, hormonal y completa del cuerpo toma mucho más tiempo. Es fundamental recordar que cada mujer es única y, por lo tanto, la experiencia y duración de su postparto varía. Por eso es esencial prestar atención a las necesidades individuales y buscar apoyo si se siente necesario.

Cuidados esenciales durante el postparto

El eje central en esta fase es el autocuidado y el bienestar del neonato. Un buen consejo es que la mamá repose mientras mientras el bebé duerme. Además de mantener una dieta equilibrada y estar siempre bien hidratada, especialmente si está en proceso de lactancia. Durante el postparto, es fundamental considerar:

  • Entuertos: Son dolores causados por contracciones uterinas que suelen manifestarse días posteriores al parto. Las madres con más de un hijo tienden a experimentarlos con más intensidad. Si te indicaron medicación para aliviar estos malestares, consúmelos de acuerdo a las recomendaciones, pues no afectarán la lactancia.
  • Loquios: Debido a la separación de la placenta, se origina un sangrado postparto que puede perdurar hasta 6 semanas. Durante esta fase, es preferible usar compresas en lugar de tampones, optar por la ducha, y abstenerse de relaciones íntimas. Si presentas fiebre, un aumento en el sangrado o mal olor, consulta a un profesional.
  • Suelo pélvico: Tras el parto, es común que esta área se debilite. La buena noticia es que cada vez menos mujeres requieren de una episiotomía, lo que facilita su pronta recuperación. Luego de 6 semanas, es esencial empezar a fortalecerlo. Tu matrona te orientará en este proceso.
  • Baby blues o depresión postparto: Las fluctuaciones hormonales pueden causar cambios emocionales. Si estos síntomas persisten o empeoran, busca apoyo profesional.

Parto por cesárea

Una cesárea es una intervención quirúrgica, por lo que el cuidado postparto tras una cesárea tiene particularidades adicionales a las del postparto vaginal. Estos son algunos de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el cuidado postparto después de una cesárea:

  • Manejo del dolor: Es común sentir dolor o molestias en la zona de la incisión. Por lo general, se prescriben analgésicos para aliviar este dolor. Es crucial seguir las recomendaciones del médico sobre cuándo y cómo tomarlos.
  • Cuidado de la incisión: Mantener la herida limpia y seca es esencial. Durante las primeras 24 horas, es posible que tengas una venda sobre la incisión. Una vez retirada, deberás limpiar la zona diariamente siguiendo las indicaciones de tu médico, generalmente con agua y jabón suave. Observa cualquier signo de infección, como enrojecimiento, hinchazón, pus o un olor desagradable.
  • Evitar esfuerzos: Durante las primeras semanas, es fundamental evitar levantar objetos pesados (más pesados que tu bebé) y hacer esfuerzos excesivos para permitir una correcta cicatrización.
  • Movilización temprana: Aunque debes evitar esfuerzos, moverte pronto (con cuidado) ayuda a prevenir complicaciones postoperatorias, como trombosis o atelectasias pulmonares. Suele ser útil caminar cortas distancias y aumentar gradualmente según te sientas capaz.
  • Uso de fajas o vendajes: Algunos médicos recomiendan el uso de fajas postoperatorias para brindar soporte abdominal y reducir el dolor, pero siempre es bueno consultar antes de usarlas.
  • Alimentación: Es posible que experimentes gases o estreñimiento debido a la cirugía y los medicamentos. Una dieta rica en fibra y la ingesta adecuada de líquidos ayuda.
  • Retorno de la menstruación y anticoncepción: Es posible que la menstruación regrese más tarde en mujeres que amamantan, independientemente de si tuvieron una cesárea o un parto vaginal. Sin embargo, aún es posible quedar embarazada, por lo que deberías discutir opciones anticonceptivas con tu médico.
  • Lactancia materna: Una cesárea no impide que amamantes a tu bebé. Sin embargo, algunas posiciones de lactancia podrían ser incómodas. Posiciones como «de rugby» o «acostada de lado» son más cómodas al principio.
  • Cuidado emocional: Las mujeres que han tenido una cesárea experimentan emociones diversas, desde alivio hasta decepción o tristeza por no haber tenido un parto vaginal. Es esencial hablar sobre estos sentimientos y buscar apoyo si es necesario.
  • Revisión médica: Es fundamental acudir a todas las citas de seguimiento con tu obstetra para asegurarte de que todo está cicatrizando adecuadamente y para resolver.

Cuidado postparto durante el periodo de lactancia

El cuidado postparto durante el periodo de lactancia es esencial tanto para la madre como para el bebé. La lactancia materna ofrece numerosos beneficios, pero también presenta diferentes desafíos. Apuntamos algunas recomendaciones para cuidarse durante este periodo:

  • Alimentación de la madre: Mantener una dieta equilibrada y nutritiva es fundamental. La lactancia aumenta las necesidades calóricas y nutricionales, por lo que es importante consumir una variedad de alimentos ricos en proteínas, calcio, hierro y vitaminas. Además, es esencial mantenerse bien hidratada, ya que la producción de leche demanda mucho líquido.
  • Descanso: Aunque resulta complicado con un recién nacido, es crucial intentar descansar cuando el bebé lo hace. Un buen descanso contribuye a una mejor producción de leche y a la recuperación general de la madre.
  • Posiciones de lactancia: Es vital encontrar posiciones cómodas para amamantar, que no generen tensión en el cuello, hombros o espalda. Usar almohadas o cojines específicos es de gran ayuda.
  • Cuidado de los pezones: La lactancia, especialmente al principio, causa molestias o incluso dolor en los pezones. Lavarlos con agua (sin jabón) y dejar que se sequen al aire puede ser útil. Las cremas a base de lanolina o hidrogel también ayuda a prevenir y curar grietas.
  • Evitar el ingurgitamiento: Si los senos se vuelven excesivamente llenos y dolorosos, es crucial vaciarlos para prevenir complicaciones como la mastitis. Puedes hacerlo amamantando con más frecuencia o usando un sacaleches.
  • Vestimenta adecuada: Usar sostenes de lactancia cómodos y que proporcionen buen soporte es esencial. Evita sostenes muy ajustados que obstruyan los conductos mamarios.
  • Información y apoyo: Buscar información confiable y apoyo en grupos de lactancia, asesoras de lactancia o profesionales de la salud marca una gran diferencia, especialmente si enfrentas desafíos.
  • Medicamentos: Si necesitas tomar medicamentos, es fundamental consultar con un médico o farmacéutico para asegurarte de que son compatibles con la lactancia.
  • Salud emocional: La lactancia es un desafío emocional, con sentimientos de frustración, cansancio o inseguridad. Es importante reconocer estos sentimientos, hablar sobre ellos y buscar apoyo si es necesario.
  • Regreso al ejercicio: Si deseas retomar el ejercicio, hazlo gradualmente y presta atención a cómo se siente tu cuerpo. El ejercicio moderado no afecta negativamente la lactancia.
  • Retorno de la menstruación y anticoncepción: La lactancia retrasa el regreso de la menstruación, pero no es un método anticonceptivo confiable. Si no deseas un nuevo embarazo pronto, es importante discutir las opciones anticonceptivas compatibles con la lactancia con tu médico.

Cuidarse adecuadamente durante el postparto y el periodo de lactancia es fundamental para garantizar una experiencia satisfactoria y beneficiosa tanto para la madre como para el bebé.

Ejercicios para el cuidado postparto

Después del parto, es esencial retomar la actividad física gradualmente y con precaución para garantizar una recuperación segura y efectiva. Los ejercicios postparto ayudan a restaurar la fuerza muscular, mejorar el estado de ánimo y reducir la fatiga. A continuación, se presentan algunos ejercicios recomendados para el periodo postparto:

Respiraciones profundas

Siéntate o acuéstate cómodamente. Inspira profundamente por la nariz, llenando tus pulmones y expandiendo tu diafragma.
Exhala lentamente por la boca. Repite varias veces.

Contracciones de Kegel

Estos ejercicios fortalecen los músculos del suelo pélvico. Imagina que estás tratando de detener el flujo de orina. Contrae los músculos del suelo pélvico y mantén durante 5-10 segundos. Relaja y repite varias veces.

Elevación de talones

De pie, levanta los talones del suelo elevando los dedos de los pies. Mantén durante unos segundos y vuelve a la posición inicial.

Caminar

Es un ejercicio de bajo impacto excelente para comenzar, ayuda a mejorar la circulación y reduce el riesgo de coágulos de sangre.

Estiramientos

Estiramientos suaves de cuello, hombros, brazos y piernas pueden ser beneficiosos para aliviar la tensión muscular.

Puente pélvico

Acostada boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Levanta la pelvis y las caderas hacia el techo, apretando los glúteos.
Mantén la posición unos segundos y luego baja lentamente.

Abdominales modificados

Acostada boca arriba, con las rodillas dobladas. Contrae los músculos abdominales llevando el ombligo hacia la columna vertebral.
Mantén unos segundos y relaja.

Planchas modificadas

Comienza en posición de cuadrupedia (a cuatro patas) con las manos debajo de los hombros. Contrae los abdominales manteniendo una espalda recta.
Mantén la posición el tiempo que puedas sin que la espalda se arquee.

Squats o sentadillas

De pie, con los pies separados al ancho de las caderas. Desciende como si te fueras a sentar en una silla, manteniendo la espalda recta.
Vuelve a la posición inicial.

Estiramiento del tendón de Aquiles

De pie, adelanta una pierna y flexiona la rodilla mientras mantienes la pierna trasera estirada. Puedes apoyarte en una pared para mantener el equilibrio.

Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios postparto, es esencial obtener la aprobación de tu médico o fisioterapeuta. La recuperación varía según la persona y el tipo de parto (natural o cesárea), por lo que siempre es mejor adaptar el ejercicio a tus propias circunstancias y necesidades.

Relaciones íntimas

Generalmente, se recomienda esperar entre 4 a 6 semanas después del parto para reanudar las relaciones sexuales con penetración. Esto permite que el cuello del útero se cierre, disminuye el riesgo de infección y da tiempo para que las heridas o episiotomías sanen. Sin embargo, cada mujer es única, y el tiempo óptimo para reanudar las relaciones puede variar.

Lubricación y sequedad vaginal

Las hormonas postparto y la lactancia pueden llevar a una disminución en la lubricación vaginal. Es posible que se necesite un lubricante a base de agua durante el acto sexual para evitar molestias o dolor.

Posibles molestias

Las cicatrices de episiotomías o desgarros suelen causar dolor durante las relaciones sexuales. Si experimentas dolor, es crucial hablar con tu médico para descartar cualquier complicación.

Anticoncepción

Aunque es menos probable, aún es posible quedar embarazada poco después del parto, incluso si estás amamantando. Si no deseas un nuevo embarazo en el corto plazo, es esencial hablar con tu médico sobre las opciones de anticoncepción adecuadas para ti.

Comunicación con la pareja

Es vital mantener una comunicación abierta con tu pareja sobre cómo te sientes física y emocionalmente. La empatía y el entendimiento mutuos son clave.

Factores emocionales

Las hormonas, la fatiga, la adaptación a la paternidad y la maternidad, e incluso la depresión postparto, pueden afectar el deseo sexual. Es importante reconocer y abordar estos factores para mantener una relación sana y satisfactoria.

Reconexión emocional

Aprovechar momentos íntimos sin penetración, como abrazos, caricias, masajes, puede ayudar a fortalecer el vínculo con tu pareja.

Consulta profesional

Si experimentas dolor continuo, sequedad vaginal persistente o problemas emocionales que afectan tu vida íntima, considera consultar a un médico o terapeuta especializado.

Autoimagen y autoestima

Tras el parto, es posible que no te sientas tan conectada con tu cuerpo o que tu autoimagen haya cambiado. Tomarte el tiempo para amarte y aceptarte es crucial. La comunicación con tu pareja sobre estos sentimientos también es esencial.

El postparto es un período de adaptación tanto física como emocionalmente. La paciencia, la comunicación y el cuidado mutuo son clave para mantener una relación íntima saludable durante este tiempo.

Es importante que las madres se comuniquen de forma directa con sus especialistas sobre cualquier inquietud o problema que experimenten durante el período postparto, ya que una intervención temprana puede hacer una gran diferencia en la salud y el bienestar tanto de la madre como del bebé.

2023-10-16T07:23:19+00:00
¡Pregúntanos lo que quieras!