Acrocordones: Todo lo que debemos saber

Acrocordones o fibromas blandos

Los acrocordones, también conocidos como fibromas blandos o papilomas cutáneos, son pequeñas protuberancias de piel suave y colgante que pueden aparecer en diversas partes del cuerpo. Generalmente tienen un color similar al de la piel o ligeramente más oscuro y su tamaño puede variar desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro.

Los acrocordones o fibromas blandos son pequeños trozos de piel que sobresalen en un tallo delgado.

Suelen aparecer en el cuello, las axilas, la parte superior del tronco y los pliegues del cuerpo. Su textura es blanda.

Existen varios métodos para poder eliminarlos, en el caso de hoy lo eliminamos con plasma.

Para cualquier consulta o pedir cita:👇🏼

📞937 801 441
📲663 646 297
📩info@idermic.es
📍C/Cardaire 36-40, Terrassa

#fibromasblandos #acrocordones #dermato #dermatologia #dermatoligiaclinica #idermic #cuidadodelapiel #clinicadermatologica #barcelona #terrassa

Acrocordones o fibromas blancos

Los acrocordones son benignos y no representan un riesgo para la salud, aunque pueden resultar molestos debido a su apariencia o ubicación, especialmente si están en áreas donde se rozan con la ropa o la piel. A menudo se encuentran en áreas donde la piel se pliega, como el cuello, las axilas, la ingle o debajo de los senos. Típicamente de color similar a la piel o ligeramente más oscuros, estos crecimientos pueden variar en tamaño, desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro.

Generalmente, no se requiere tratamiento médico para los acrocordones, pero si causan molestias o preocupación estética, pueden ser eliminados mediante procedimientos como la cauterización, la crioterapia, la extirpación quirúrgica y mediante la utilización de plasma. Siempre es recomendable consultar a un dermatólogo para evaluar la mejor opción de tratamiento en cada caso.

Causas de su aparición

La causa exacta que desencadena la formación de acrocordones aún no se comprende completamente desde un punto de vista científico. Sin embargo, diversos estudios y análisis han identificado varios factores que parecen contribuir a su desarrollo. Entre las más importantes destacamos las siguientes:

  • Edad: Es un factor importante, ya que los acrocordones tienden a aparecer en personas adultas, generalmente a partir de los 30 años, con una incidencia mayor en individuos mayores de 50 años.
  • Obesidad: También se ha vinculado estrechamente con la formación de acrocordones. El exceso de grasa corporal puede conducir a la creación de pliegues en la piel, lo que favorece su aparición.
  • Fricción constante: La fricción que se produce en áreas específicas del cuerpo también puede ser un desencadenante de la aparición de fibromas blandos. El roce repetido de la piel puede contribuir a su formación.
  • Cambios hormonales: Como los que ocurren durante el embarazo o debido a problemas metabólicos. También se han asociado con un mayor riesgo de desarrollar estas pequeñas protuberancias en la piel.
  • Diabetes: Es otra condición que puede aumentar la probabilidad de tener acrocordones. En muchos casos, los dermatólogos recomiendan a los pacientes realizar pruebas para descartar la diabetes cuando se diagnostica la presencia de los fibromas blandos.
  • Factores genéticos: La predisposición genética puede jugar un papel en la formación de acrocordones, aunque la relación exacta aún no está completamente comprendida.

Diferencias entre las verrugas y los acrocordones

Las verrugas son crecimientos cutáneos causados por el virus del papiloma humano (VPH). Existen varios tipos de verrugas, incluyendo las verrugas comunes, las verrugas plantares (en los pies), las verrugas planas y las verrugas genitales. Aunque las verrugas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, son más comunes en las manos, los pies, los dedos y alrededor de las uñas.

  • Apariencia: Las verrugas pueden tener una variedad de apariencias. Las verrugas comunes suelen ser protuberancias ásperas y elevadas en la piel, con una superficie rugosa que puede ser de color blanco, rosa o marrón. Las verrugas plantares pueden ser planas y duras con manchas oscuras en el centro debido a la presión al caminar. Las verrugas planas son pequeñas, suaves y planas, mientras que las verrugas genitales pueden aparecer en forma de protuberancias suaves o colgantes en los genitales o el área anal.
  • Causa: Las verrugas son causadas por una infección viral con el virus del papiloma humano (VPH). Hay más de 100 tipos de VPH, y cada tipo puede causar un tipo específico de verruga.
  • Contagio: Las verrugas son altamente contagiosas y pueden transmitirse a través del contacto directo con la piel infectada o con superficies contaminadas.
  • Tratamiento: El tratamiento de las verrugas puede variar dependiendo del tipo y la ubicación de la verruga, así como de la preferencia del paciente. Las opciones de tratamiento incluyen la aplicación de medicamentos tópicos, la crioterapia (congelación), la cauterización, la extirpación quirúrgica y los tratamientos con láser.

A diferencia de las verrugas, los acrocordones no son causados por infecciones virales, sino que son crecimientos benignos de tejido cutáneo. Suelen ser del color de la piel o ligeramente más oscuros y pueden variar en tamaño desde unos pocos milímetros hasta varios centímetros de diámetro.

  • Apariencia: Los acrocordones son protuberancias de piel suave, blandas y colgantes que a menudo tienen un tallo delgado que las une a la piel. Por lo general, son del mismo color que la piel o ligeramente más oscuros.
  • Causa: Aunque no se conoce la causa exacta de los acrocordones, se cree que factores como la edad, la obesidad, la fricción constante en la piel y los desequilibrios hormonales pueden contribuir a su formación.
  • Contagio: A diferencia de las verrugas, los acrocordones no son contagiosos y no se transmiten de persona a persona.
  • Tratamiento: Aunque los acrocordones son benignos y no representan un riesgo para la salud, pueden ser eliminados por razones estéticas o de comodidad. Los métodos de eliminación incluyen la cauterización, la crioterapia, la extirpación quirúrgica y el uso de ligaduras para cortar el suministro de sangre al acrocordón.

Por consiguiente, las verrugas son crecimientos cutáneos causados por infecciones virales, mientras que los acrocordones son crecimientos benignos de tejido cutáneo no causados por infecciones virales.

Tratamientos para la eliminación de los acrocordones o fibromas blandos

Existen varios tratamientos para la eliminación de los acrocordones. Éstos varían en función del tamaño, la ubicación y la preferencia del paciente. A continuación, se describen de forma detallada algunos de los métodos más comunes para eliminar los fibromas blandos:

Cauterización

La cauterización implica quemar el acrocordón con calor para destruir el tejido y eliminarlo. Este procedimiento suele ser rápido y se puede realizar en el consultorio del dermatólogo. El médico primero limpia y desinfecta el área antes de aplicar un instrumento caliente, como un electrocauterizador o un láser, en el acrocordón para quemarlo.
Después de la cauterización, es posible que se forme una costra en el lugar del acrocordón, que eventualmente se desprenderá, dejando una superficie de piel sana debajo. Es importante seguir las instrucciones del médico para el cuidado posterior, como mantener el área limpia y protegida hasta que se cure completamente.

Crioterapia

La crioterapia implica congelar el acrocordón utilizando nitrógeno líquido para destruir las células del tejido. Este procedimiento también se puede realizar en el consultorio del dermatólogo y generalmente es rápido. El médico aplica el nitrógeno líquido directamente sobre el acrocordón utilizando un aplicador especial.
Después del tratamiento, es posible que el área se hinche, se vuelva roja y se forme una ampolla. Con el tiempo, la ampolla se secará y el acrocordón se caerá. Al igual que con la cauterización, es importante seguir las recomendaciones del médico para el cuidado posterior y proteger el área hasta que se cure por completo.

Extirpación quirúrgica

La extirpación quirúrgica implica cortar el acrocordón con un bisturí o unas tijeras estériles. Este procedimiento se realiza en el consultorio del dermatólogo y generalmente se utiliza para acrocordones más grandes o aquellos que están en áreas sensibles o difíciles de tratar.
Antes de la cirugía, el médico limpia y desinfecta el área y, en algunos casos, puede administrar anestesia local para adormecer la piel. Posteriormente, el médico corta cuidadosamente el acrocordón y cierra la herida con suturas o un adhesivo quirúrgico. Después de la extirpación, se puede aplicar un apósito en el área y se darán instrucciones sobre cómo cuidar la herida en casa.

Ligadura

La ligadura implica cortar el flujo sanguíneo al acrocordón atándolo con un hilo estéril. Este método se puede realizar en el consultorio del médico y puede tardar unos días o semanas en eliminar completamente el acrocordón. El médico ata un hilo alrededor de la base del acrocordón para estrangular el suministro de sangre.
Con el tiempo, el acrocordón se secará y se caerá por sí solo. Es importante seguir las recomendaciones del médico y mantener el área limpia y protegida mientras el acrocordón se desprende.

Eliminación de acrocordones con Plasma Pen

El Plasma Pen, también conocido como terapia de plasma o técnica de rejuvenecimiento con plasma, es un tratamiento estético no invasivo que utiliza tecnología de plasma para mejorar la apariencia de la piel y tratar diversos problemas dermatológicos. Aunque el término «Plasma Pen» puede variar según la marca o el fabricante específico, el tratamiento en general implica la aplicación controlada de energía de plasma para estimular la regeneración celular y mejorar la textura y el tono de la piel.

El procedimiento del Plasma Pen generalmente se lleva a cabo en consultorios de dermatología o clínicas estéticas por un profesional capacitado en el uso de la tecnología. A continuación, se describen los pasos típicos del tratamiento:

  • Evaluación inicial: Antes del tratamiento, el especialista evaluará la piel del paciente para determinar la idoneidad del procedimiento y discutir las expectativas y los resultados deseados. También se pueden tomar fotografías para llevar un registro visual del progreso.
  • Preparación de la piel: Se limpia y desinfecta la piel para eliminar cualquier residuo de maquillaje, suciedad o aceite que pueda obstruir los poros y afectar la efectividad del tratamiento.
  • Aplicación del plasma: El profesional utiliza un dispositivo de Plasma Pen para administrar energía de plasma de manera precisa en la piel. El dispositivo emite pequeñas descargas de plasma que crean pequeñas lesiones controladas en la capa superior de la piel, lo que estimula la producción de colágeno y elastina.
  • Sensación durante el tratamiento: Durante el procedimiento, es común experimentar una sensación de calor o picazón en la piel, así como un olor a quemado debido a la energía de plasma. Se puede aplicar un anestésico tópico para reducir cualquier molestia.
  • Zonas de tratamiento: El Plasma Pen se puede utilizar para tratar una variedad de problemas de la piel, como líneas finas y arrugas, flacidez de la piel, cicatrices de acné, estrías, manchas de la edad y otras imperfecciones cutáneas.
  • Tiempo de recuperación: Después del tratamiento, es posible experimentar enrojecimiento, hinchazón y formación de costras en las áreas tratadas. Estos efectos secundarios suelen desaparecer en unos pocos días a una semana, dependiendo de la intensidad del tratamiento y la capacidad de recuperación de la piel del paciente.
  • Cuidado post-tratamiento: Es importante seguir las instrucciones del profesional para el cuidado posterior, que puede incluir el uso de cremas o geles calmantes, evitar la exposición al sol y evitar el maquillaje durante un tiempo determinado.
  • Resultados: Los resultados del tratamiento con Plasma Pen pueden variar según el paciente y la condición de la piel tratada. Se pueden observar mejoras en la textura de la piel, la elasticidad, la luminosidad y la reducción de líneas finas y arrugas con el tiempo, a medida que la piel se regenera y se remodela.

Consejos para eliminar de forma natural los acrocordones

Es fundamental priorizar la visita al médico especialista para una revisión y diagnóstico adecuados. No obstante, junto con la orientación profesional, existen remedios naturales que pueden contribuir a la eliminación de los acrocordones. Aunque carezcan de respaldo científico, la tradición popular y la experiencia transmitida de generación en generación sugieren que algunos métodos naturales pueden ser efectivos.

Remedios naturales

  • Aceite de ricino: La aplicación regular de aceite de ricino sobre los acrocordones se ha vinculado con su posible eliminación. Este aceite, reconocido por sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias, nutre y suaviza la piel, favoreciendo la reducción gradual de los acrocordones.
  • Vinagre de sidra de manzana: Aunque puede causar leves quemaduras cutáneas, se sugiere humedecer la zona afectada con vinagre de sidra de manzana. Su acidez ayuda a descomponer el tejido que rodea los acrocordones, facilitando su eliminación con el tiempo.
  • Árbol de té: Conocido por sus propiedades versátiles, el aceite de árbol de té se emplea en diversas aplicaciones, incluida la eliminación de acrocordones. Sus propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias pueden contribuir a reducir la inflamación y promover la cicatrización de la piel.
  • Aceite de orégano: Rico en timol y carvacrol, el aceite de orégano presenta propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas. Su aplicación tópica puede ayudar a suavizar los acrocordones y favorecer su desprendimiento gradual.
  • Vitamina E: Reconocida por su capacidad para suavizar la piel, la vitamina E puede ser beneficiosa en el tratamiento natural de los acrocordones. Al aplicarse regularmente sobre las protuberancias cutáneas, contribuye a ablandar el crecimiento y promover su eventual eliminación.

Es esencial tener en cuenta que la efectividad de estos remedios naturales puede variar según la persona y el caso individual. Además, se recomienda precaución y prudencia al utilizar cualquier de los tratamientos detallados en este artículo, siendo fundamental consultar a un especialista en dermatología para evaluar el mejor tratamiento para cada caso específico.

2024-04-08T07:42:49+00:00
¡Pregúntanos lo que quieras!