El tratamiento de la hiperhidrosis con Fractora

El tratamiento de la hiperhidrosis con Fractora

La hiperhidrosis axilar es el nombre con el que se conoce a la sudoración excesiva en las axilas y puede convertirse en un importante problema en la época estival o cuando se produce un aumento de las temperaturas.

Los dermatólogos disponemos de diferentes tratamientos para esta afección que van desde el uso de antitranspirantes, fármacos orales anticolinérgicos y tratamientos quirúrgicos. El principal problema de la medicación oral son los efectos secundarios, el de la intervención quirúrgica la sudoración compensatoria (sudar en otras regiones del cuerpo) y en el caso de los antitranspirantes la poca efectividad y la escasa duración.

Existen pocos tratamientos inocuos, sin efectos secundarios y permanentes. En Idermic disponemos de uno de ellos: Fractora de la plataforma Inmode. En este artículo te vamos a explicar en qué consiste este trastorno y cómo la podemos tratar con esta nueva tecnología.

Qué es la hiperhidrosis

La hiperhidrosis es un problema que afecta por igual a ambos sexos y se puede dar a cualquier edad. Puede producir un sentimiento de vergüenza y condicionar la vida social así como las relaciones personales y laborales.

Aunque puede afectar a cualquier parte del cuerpo se suele localizar con más frecuencia en las palmas de las manos, plantas de los pies, las axilas y las ingles por ello se habla de: hiperhidrosis palmar, hiperhidrosis axilar, hiperhidrosis plantar e hiperhidrosis facial.

La zona afectada puede presentar un aspecto diferente a la piel normal con cambios de tonalidad, escamas e incluso fisuras. La sudoración excesiva también puede favorecer la aparición de infecciones.  En algunos casos la hiperhidrosis puede estar acompañada por mal olor debido a las bacterias relacionadas con el sudor, recibiendo el nombre de bromhidrosis.

Tratamiento del exceso de sudor

Podemos tratar la hiperhidrosis axilar satisfactoriamente en muy pocas sesiones de radiofrecuencia fraccionada: Fractora. El dispositivo emite una onda de energía que produce la destrucción de la glándula sudorípara.

El tratamiento es sencillo y se realiza bajo anestesia local. La sesión tiene una duración de 20 minutos aproximadamente. Se suelen realizar de 1 a 3 sesiones en cada axila. La incorporación a las actividades de la vida diaria es inmediata y a las 2-3 semanas se empiezan a notar los resultados. La normalización de la sudoración es permanente.

Artículos relacionados:

SOL·LICITAR VISITA

DEMANAR HORA +

FINANÇAMENT 0% INTERÈS

LLEGIR MÉS +

2022-02-23T22:13:47+00:00
¡Pregúntanos lo que quieras!