Bótox para rejuvenecimiento facial

La idea de este post es la de contarles de una forma clara y sencilla lo que es el Bótox y cuáles son sus usos en rejuvenecimiento facial.

La toxina botulínica es el tratamiento estético ideal para disminuir las arrugas de “expresión” que son debidas a la contracción de la musculatura facial (mímica y expresión facial).

No hay que confundir la toxina botulínica con el Ácido Hialurónico. Este último es un producto de relleno facial, que se utiliza para tratar las arrugas ya formadas (surcos) y para dar más volumen a ciertas zonas faciales (labios, pómulos, mentón)

Existe una cierta mala prensa relacionada con el uso de la toxina botulínica, extendiéndose la idea que su uso deja caras inexpresivas y/o artificiales. Estos resultados son debidos a un mal uso o abuso del mismo, al utilizar dosis elevadas o tratar demasiadas zonas conjuntamente.

¿Qué es el Bótox?

Antes que nada comenzaré por aclarar que Bótox ® es una marca comercial (la más conocida mundialmente) de la denominada toxina botulínica Tipo A. Existen varias marcas en el mercado, pero el principio activo es el mismo en todas.

¿Cómo actúa?

La toxina botulínica bloquea de forma transitoria la transmisión del impulso nervioso entre el nervio y el músculo. Puntualmente inhibe la formación de acetilcolina, que es el neurotransmisor responsable de este impulso nervioso.

¿Cómo se aplica?

Se realizan pequeñas infiltraciones con agujas muy finas en las zonas que se quieran tratar. No es un tratamiento doloroso, aunque en personas muy sensibles puede aplicarse previamente una crema anestésica para evitar cualquier tipo de molestias.

¿En qué zonas se aplica?

Las zonas donde se consigue un mejor efecto son la zona del entrecejo, la parte media de la frente y las patas de gallo.

¿Cuándo comienza a notarse el efecto?

Su acción se inicia entre el 3º y 5º día y se consigue su máximo efecto a partir de los 15 días de la aplicación

¿Cuánto dura el efecto del Bótox?

Tiene una duración de 4-6 meses, aunque depende del paciente, de la dosis utilizada y de las zonas tratadas. Lo ideal para mantener los resultados es realizar unas 2 o 3 sesiones al año.

Comentarios

Tener en cuenta que:

  • El uso de la toxina botulínica no requiere de la realización de pruebas de alergias previas y puede aplicarse todo el año.
  • Las únicas contraindicaciones descritas son en pacientes embarazadas y pacientes con tratamientos anticoagulantes.

Usada correctamente, la toxina botulínica es uno de los tratamientos no invasivos con mejores resultados para el rejuvenecimiento facial. Aporta al rostro un aspecto más relajado, disminuye marcadamente las arrugas de expresión y además tiene un efecto preventivo sobre el envejecimiento, evitando la formación de arrugas finas.

Si tienes alguna inquietud o necesitas más información, no dudes en solicitar una visita en Idermic – Dermatologia y Cirurgia Plástica.

2019-12-25T12:14:56+00:00
Open chat
¡Pregúntanos lo que quieras!