Vías de acceso en aumento mamario

El objetivo de este post es describir las diferentes vías de abordaje para la cirugía de aumento de mamas, es decir, por donde se va a introducir la prótesis mamaria y por consiguiente donde quedará la respectiva cicatriz. Suele ser una de las mayores preocupaciones de los pacientes, por lo que es primordial el conocimiento de las mismas, sus ventajas, posibles desventajas y la recomendación que debe realizar el cirujano plástico de acuerdo a cada paciente en particular.

Las vías de abordaje para aumento de mamas son, básicamente, tres: periareolar, submamaria y axilar.

Vía submamaria

Es la vía más utilizada a lo largo de los años. Sobre la base de los datos publicados, es la incisión de referencia para comparar objetivamente con el resto de las incisiones. Esta incisión permite al cirujano un nivel de visión directa y control quirúrgico que no tiene comparación con otras vías de acceso, lo que facilita un mejor manejo de las variables que pueden alterar el resultado de la cirugía.

Estas variables son el trauma quirúrgico, el sangrado que puede ocurrir durante la cirugía, el grado de precisión en el diseño del bolsillo donde se alojará la prótesis y la facilidad para introducir el implante sin dañarlo.

Ninguna otra incisión supera a la vía submamaria en cuanto a las consideraciones descritas. Además, la vía de acceso submamaria no requiere instrumental especial, es la más eficiente requiriendo un menor tiempo quirúrgico, menos duración de anestesia y optimiza la recuperación del paciente.

Un punto importante a destacar es que al no atravesar la glándula mamaria, no altera su anatomía y evita un trauma quirúrgico, lo que repercute en un postoperatorio con menos inflamación y una recuperación más rápida.

La principal desventaja es la presencia de una cicatriz en el surco submamario. Algunos cirujanos consideran que la cicatriz en pieles más delgadas como la periareolar o la axilar, dan resultados superiores en cuanto a calidad de la cicatriz, lo que no está demostrado estadísticamente.

La longitud adecuada de la cicatriz submamaria, el cuidado para evitar el trauma en los bordes de la piel y una sutura precisa, producen cicatrices de calidad equivalentes a las de las otras ubicaciones.

Vía Axilar

En aquellos pacientes que desean marcadamente una cicatriz fuera de la unidad estética visible de la mama, la opción de la vía axilar es la más lógica.
Actualmente, mediante el apoyo de la endoscopia, un cirujano entrenado, es capaz de conseguir minimizar el trauma de los tejidos, limitar el sangrado y crear un bolsillo adecuado para la prótesis. A través de la vía axilar es posible colocar cualquier tipo de implante (redondo o anatómico) aunque utilización de implantes anatómicos o muy cohesivos entraña más dificultad en comparación a la vía submamaria.

Adyacentes al acceso axilar se encuentran estructuras neurovasculares críticas, como la arteria y vena axilar y el plexo braquial y aunque es infrecuente, pueden lesionarse a través del acceso axilar.

También se han descrito otras complicaciones generalmente temporales, como inflamación de los ganglios axilares, colecciones líquidas (seromas) en la axila y pérdida transitoria de la sensibilidad en la axila y brazo.

Según las últimas publicaciones, no está demostrado que existan alteraciones en las pruebas de imagen (ganglio centinela) que se realizan para el estudio de los ganglios linfáticos de la axila en casos de cáncer de mama.

Una desventaja importante y significativa, que se debe tratar con los pacientes antes de la operación, es que la mayoría de los problemas que requieren una reoperación después del aumento axilar requerirá una incisión submamaria periareolar adicional para optimizar el control y precisión durante la reoperación.
El abordaje axilar no es una opción óptima en pacientes con ptosis glandular severa y no proporciona un control óptimo para la corrección de las mamas tubulares.

Vía Periareolar

El aumento mamario por vía periareolar proporciona un excelente acceso para la visualización directa y el control de la disección en todas las áreas del bolsillo.
Los defensores del acceso periareolar sostienen que la ubicación periareolar produce cicatrices con resultados superiores en comparación a la vía submamaria, pero esta datos no están demostrados estadísticamente.

El acceso periareolar es particularmente lógico e ideal para los pacientes que tienen asimetrías de areolas, deformidades o una mala posición del complejo pezón-areola, que requieren corrección en el momento de aumento de mamas.

Se pueden insertar prácticamente todo tipo de implante por vía periareolar, siempre que el diámetro de la areola del paciente lo permita.
No hay estructuras neurovasculares críticas en estrecha proximidad a cualquier área de la disección a través de esta vía. En contrapartida, la disección a través o alrededor del parénquima mamario causa un trauma más significativo en comparación con el acceso submamario y axilar. También hay que tener en cuenta que el atravesar la glándula mamaria expone al implante a más bacterias endógenas propias de la mama en comparación con otros accesos.

El acceso periareolar no es el indicado en caso de pacientes con areolas pequeñas (< 3 cm diámetro).

En resumen, la elección de la incisión por donde se colocará la prótesis depende de varios factores, relacionados con las características anatómicas de la mama del paciente, los deseos del mismo, el tamaño de la prótesis a utilizar y la experiencia del cirujano.

Por eso es muy importante que durante la visita médica el paciente reciba toda la información y los consejos que solo un cirujano plástico acreditado puede ofrecer.

2019-12-31T16:25:00+00:00
Open chat
¡Pregúntanos lo que quieras!